La buena noticia

El golfista argentino Roberto de Vincenzo, después de ganar un importante torneo. se dirigió al estacionamiento a buscar su auto. En ese momento, una mujer se le aproximó; después de felicitarlo por su victoria, le contó que su hijo se encontraba a las puertas de la muerte, y que no tenía dinero para pagar el hospital.

De Vincenzo le dio, inmediatamente, parte del dinero del premio que había ganado esa tarde.

Una semana después, durante un almuerzo en la Professional Golf Association, contó la historia a unos amigos. Uno de ellos le preguntó si la mujer era rubia, con una pequeña cicatriz debajo del ojo izquierdo. De Vincenzo le dijo que efectivamente así era.

-Fuiste engañado -dijo el amigo. -Esta mujer es una oportunista, y vive contando la misma historia a todos los golfistas extranjeros que aparecen por aquí.

-¿Entonces no existe ninguna criatura al borde de la muerte?

-No.

-Bueno, ¡es la mejor noticia que he tenido esta semana! -fue el comentario del golfista.

Paulo Coelho

Comments are closed.