Después de la muerte

El emperador mandó llamar al maestro zen Gudo a su presencia.

-Gudo, oí decir que usted es un hombre que todo lo comprende -dijo el emperador. -Me gustaría saber qué le sucede al hombre iluminado y al pecador, después de la muerte.

-¿Cómo puedo saberlo? -respondió Gudo.

-Pero, al final de cuentas, ¿no es usted un maestro iluminado?

-Sí, señor. ¡Pero no soy un maestro muerto!

Paulo Coelho

Comments are closed.