El hilo y la aguja

Una pequeña historia adaptada de un cuento de Machado de Assis:

La aguja pasa por varios estados hasta entender su función: el calor abrasador de la metalurgia, el frío intenso del agua en que la enfrían, el peso aplastante de la prensa que la hace adquirir su forma ideal.

A partir de ahí, necesita estar siempre rígida, brillante y afilada. Después de todo este aprendizaje, ella encuentra su razón de vivir: el hilo.

Y hace lo posible por ayudarlo: se enfrenta con los tejidos más resistentes, abre huecos en los lugares exactos. Pero, cuando termina su trabajo, la misteriosa mano de la costurera la vuelve a colocar en una caja oscura; después de tanto esfuerzo, su recompensa es la soledad.

Con el hilo, sin embargo, la historia es diferente: a partir de ese momento comienza a ir a todos los bailes y fiestas.

Paulo Coelho

Comments are closed.