En el aeropuerto

Estaba viajando de New York a Chicago, con rumbo a la feria de libros de la American Booksellers Association. De repente, un joven se puso de pie en el pasillo del avión:

-Necesito doce voluntarios -dijo. -Cada uno va a llevar una rosa, cuando aterricemos.

Varias personas levantaron la mano. Yo también lo hice, pero no fui elegido.

Pero de todos modos, decidí acompañar al grupo. Descendimos, el joven señaló a una muchacha en el vestíbulo del aeropuerto de O’Hare. Uno a uno, los pasajeros fueron entregándole sus rosas. Al final, el joven la pidió en matrimonio frente a todos -y ella aceptó.

Un comisario de a bordo me comentó:

-Desde que trabajo aquí, es lo más romántico que ha ocurrido en este aeropuerto.

Paulo Coelho

Comments are closed.