El significado de las vísperas

En San Francisco, en los Estados Unidos, camino por un parque con mi editor americano, John Loudon, y su mujer, Sharon. Podemos ver la ciudad a lo lejos, iluminada por el sol poniente. Sharon estaba escribiendo un libro sobre un monasterio benedictino, y cuentaba que las oraciones de la tarde, llamadas “vísperas”, son cantos de esperanza ante la certeza de que la noche pasará.

-Las vísperas nos indican la necesidad que tenemos de acercarnos a los demás, cuando llega la noche -dice ella. -Pero nuestra sociedad olvidó la importancia de esta aproximación, y finge apreciar mucho la capacidad que cada uno tiene para enfrentar sus propias dificultades. Ya no rezamos juntos; escondemos nuestra soledad como si fuera vergonzoso admitirla.

Sharon hace una pausa y concluye:

-Ya fuí así. Hasta que un día perdí el miedo de depender del prójimo, porque descubrí que el prójimo también estaba necesitando de mí.

EL JOVEN NO RESPETA LA SABIDURÍA

El viejo cazador de zorros -considerado el mejor de la región-decidió por fin jubilarse. Juntó sus pertenencias y decidió partir rumbo al sur del país, donde el clima era más templado.

Sin embargo, antes de que terminara de empaquetar sus cosas, recibió la visita de un joven.

-Quiero aprender sus técnicas -dijo el recién llegado. -A cambio, le compro su tienda de campaña y su licencia de cazador, y además le pagaré por todos los secretos que usted conoce.

El viejo estuvo de acuerdo: firmaron el contrato, y le enseñó al joven todos los secretos de la cacería del zorro. Con el dinero recibido, compró una hermosa casa en el sur, donde pasó todo el invierno sin tener que preocuparse por juntar leña para la calefacción, puesto que el clima era muy agradable.

En la primavera, sintió nostalgia por su aldea, y decidió regresar para ver a sus amigos.

Cuando llegó, se cruzó en medio del camino con el joven que pocos meses atrás, decidiera pagarle una fortuna por sus secretos.

-¿Y entonces? -preguntó. -¿Cómo anduvo la temporada de caza?

-No pude cazar ni un solo zorro.

El viejo se quedó sorprendido y confuso:

-¿Pero has seguido mis consejos?

Con los ojos fijos en el suelo, el joven respondió:

-Bueno, la verdad es que no los seguí. Me dí cuenta que sus métodos eran demasiado anticuados y terminé descubriendo -por mí mismo-una manera mejor de cazar zorros.

Paulo Coelho

Comments are closed.