Mal de muchos, consuelo de todos

Había una vez en las afueras de un pequeño pueblo, dos casas vecinas. En una, vivía un afortunado y acaudalado agricultor.

Estaba rodeado de sirvientes y tenía acceso a todo lo que pudiera ocurrírsele.

En la otra, una casucha humilde, vivía un viejito de hábitos muy austeros, que usaba gran parte de su tiempo en trabajar la tierra y orar.

El viejo y el rico se cruzaban diariamente y cambiaban unas pocas palabras en cada encuentro. El rico hablaba de su dinero y el viejo hablaba de su fe.

-La fe… -se burlaba el rico- Si como dices, tu Dios es tan poderoso ¿por qué no le pides que te envíe suficiente como para no pasar las privaciones que atraviesas?

-Los designios de Dios son incomprensibles para el ser humano -dijo el viejo.

-Maldito seas, tú y tu Dios, devuélveme mi dinero o te haré comparecer ante un juez y perderás también lo poco que tienes.

-Mi único juez es mi Dios. Pero si te refieres al juez en el pueblo, no tengo inconvenientes en poner en sus manos el problema.

-Bien, vamos, entonces.

-Vas a tener que esperar a que compre un carruaje, porque ahora no tengo y un viejo como yo no puede darse el lujo de peregrinar hasta el pueblo.

-Nada de esperar. Yo te ofrezco mi carruaje.

-Realmente, agradezco tu actitud. En todos estos años nunca me habías ayudado en nada.

Bien, de todas maneras deberemos esperar que pase un poco el invierno, hace mucho frío y mi salud no soportaría llegar al pueblo sin tener un buen abrigo.

-Estás tratando de dilatar el tema -dijo el rico furioso-. Te daré mi propio abrigo de pieles, para que puedas viajar. ¿Qué otra excusa tienes?

-En ese caso -dijo el viejo-, no puedo negarme.

El viejo se abrigó con las pieles, subió al carruaje y partió hacia el pueblo, seguido por el hombre rico, en otro coche.

Llegados allí, el hombre rico se apresuró a pedir audiencia y cuando el juez los hizo pasar, le contó en detalle su plan para desacreditar la fe del viejo, cómo había puesto las monedas, y cómo el viejo se había negado a devolvérselas.

-¿Qué tienes para decir, viejo? -preguntó el juez..-Señoría, mucho me extraña tener que estar aquí, para confrontar con mi vecino por este tema. Este hombre es el más rico de la ciudad, nunca ha demostrado ser solidario, nunca ha tenido una actitud caritativa con los demás. No creo que sea necesario que yo argumente en mi defensa. ¿Quién podría creer que un hombre avaro como éste va a poner casi cien monedas en una bolsa y las va a arrojar por la chimenea del vecino? Me parece claro que el pobre hombre me espiaba y al ver mi dinero, su codicia le hizo inventar esta historia.

-¡Inventar! Viejo maldito -gritó el rico-. Tú sabes que todo es como yo digo. Ni tú te crees esa patraña de Dios enviándote monedas. Devuélveme la bolsa.

-Evidentemente, Señoría, el hombre está muy perturbado.

-Claro, me perturba que me roben. Te exijo que me des esa bolsa.

El juez estaba asombrado, los argumentos de ambos lo obligaban a tomar una decisión, pero ¿cuál sería la justa decisión?

-Devuélveme mi dinero, viejo tramposo -decía el rico-, ese dinero es mío, sólo mío.

En un momento, el rico saltó la baranda de madera que los separaba e intentó, fuera de sí, arrebatar la bolsa al viejo.

-¡Orden! -gritó el juez- ¡Orden!

-Lo ve, señor Juez. La codicia lo enloquece. No me extrañaría que, si consigue la bolsa empezara a decir que también el carro en el que vine es suyo.

-Claro que es mío -se apresuró a decir el rico-, yo te lo presté.

-Lo ve usted, Señoría. Lo único que falta es que quiera ser el dueño de mi propio abrigo.

-¡Por supuesto que soy el dueño! -gritó, ya descontrolado, el rico-. Es mío, todo es mío: la bolsa, el dinero, el carruaje, el abrigo… todo es mío… todo.

-¡Alto! -dijo el juez, que ya no tenía dudas.

-¿No te da vergüenza querer sacarle lo poco que tiene este pobre viejo?

-Pe… pero….-Sin peros. Eres un codicioso y un aprovechador -siguió el juez-. Por haber intentado estafar a este pobre viejo, te condeno a una semana en la cárcel y a pagarle a tu vecino quinientas monedas de oro en compensación.

-Perdón su señoría -dijo el viejo-. ¿Puedo hablar?

-Sí, anciano.

-Yo creo que el hombre ha aprendido la lección. Yo te pido, a pesar de ser mi adversario, que le levantes la condena y que le impongas sólo una multa simbólica.

-Eres muy generoso, anciano. ¿Qué propones, cien monedas más, cincuenta?

-No, señor juez, yo creo que con sólo una moneda será suficiente castigo.

El juez golpeó con su martillo la mesa y sentenció:

-Gracias a la generosidad de este hombre y NO porque sea el deseo de la corte, se impone al acusador una simbólica multa de una moneda de oro, que deberá ser pagada de inmediato.

-¡Protesto! -dijo el rico- ¡Me opongo!

-Salvo que el sentenciado rechace esta gentil propuesta de este buen hombre y prefiera la sentencia no tan benévola de la corte.

El hombre rico, resignado, sacó una moneda y la entregó al anciano.

-Asunto terminado -dijo el juez.

El rico salió corriendo a su carruaje y se marchó del pueblo.

El juez saludó al viejo y también se retiró.

Este alzó los ojos al cielo y dijo:

-Gracias Dios, ahora sí, no me debes nada.

Jorge Bucay

Comments are closed.