El gato de ashram

Había una vez, un gurú que vivía con sus seguidores en su ashram en la India.

Una vez por día, al caer el sol, el gurú se reunía con sus discípulos y predicaba.

Un día, apareció en el ashram un hermoso gato que seguía al gurú por dondequiera que él fuera.

Resultó que cada vez que el gurú predicaba, el gato se paseaba permanentemente por entre los discípulos, distrayendo su atención de la charla del maestro.

Por eso, un día, el maestro tomó la decisión de que cinco minutos antes de empezar cada charla, ataran al gato para que no interrumpiera.

Pasó el tiempo, hasta que un día el gurú murió.

El discípulo más viejo se transformó en el nuevo guía espiritual del ashram.

Cinco minutos antes de su primera prédica, mandó a atar al gato.

Sus ayudantes tardaron veinte minutos en encontrar al gato, para poder atarlo…

Pasó el tiempo, hasta que un día murió el gato.

El nuevo gurú mandó que consiguieran otro gato para poder atarlo.

Jorge Bucay

Comments are closed.